¿Por qué mi hijo aumenta de peso en vacaciones?

Padres En Oriente

La buena nutrición juega un papel importante en la vida de las personas y mucho más en la de los niños de edad escolar. Por este motivo, es necesario que los padres  vigilen y promuevan una dieta balanceada para sus hijos, sobre todo en la temporada vacacional donde, al romper la rutina y dormir más horas durante el día, tienden a descuidar la alimentación que les proporciona todos los nutrientes para crecer sanos y fuertes.

El cuidado de la alimentación de los niños debe realizarse a tiempo completo para así evitar algunos de los trastornos alimenticios que se presentan en edad escolar, uno de ellos es la obesidad infantil.

Muchas veces, durante las vacaciones, los niños se levantan tarde y no desayunan bien. El especialista en nutrición y gerente médico de Pfizer Nutrition, Dr. Marcelo Quevedo, señala que para un niño en edad escolar es vital consumir un desayuno que le proporcione la energía necesaria para el funcionamiento del cuerpo y del cerebro durante el día. Cuando esto no ocurre, el organismo sintetiza azúcares a partir de las proteínas corporales, acción perjudicial para todo organismo, ya que se debe preservar las reservas de proteínas.

En ocasiones los padres se olvidan de la importancia que tiene mantener un horario regular para realizar las comidas, lo que aumenta las probabilidades de que el niño se forme con una dieta inadecuada, que eventualmente se convertirá en obesidad al llegar a la adultez. Por ello, es elemental incentivar y cultivar la educación nutricional de los niños, a través de la cuál ellos aprendan a elegir los alimentos correctos y las horas adecuadas para comer.

El Dr. Quevedo señaló que “es indispensable que los niños tengan una alimentación balanceada alta en proteínas, vitaminas y minerales; dónde el plato que coman se divida imaginariamente en dos partes, la primera debe tener vegetales y granos como lechuga, tomate, brócoli, caraotas, lentejas; mientras que la segunda debe estar a su vez divida, una parte con proteína de origen animal y la otra con azúcares como arroz, papas o pasta”.

Cabe destacar que, no necesariamente el consumir muchos alimentos es sinónimo de dieta balanceada, por lo que se le debe enseñar a los niños a no sólo a tener una adecuada nutrición, sino también a saber comer en cantidades razonables, dependiendo de su edad, sexo y nivel de actividad física. Por ejemplo, si es un niño que realiza muchas actividades extracurriculares es recomendable que coma entre 5 y 6 veces al día en pequeñas cantidades.

Para lograr un óptimo desarrollo durante el crecimiento, los niños en edad preescolar, mayores de dos años, pueden complementar su alimentación con Progress GOLD, con su exclusivo Sistema de Biofactores, que le provee nutrientes como luteína, hierro, vitaminas D, E y Zinc, vitales para su correcto y óptimo desarrollo, destacó el Dr. Quevedo.

La educación nutricional que los padres den a sus hijos debe partir de ellos mismos, por lo que no es recomendable predicar algo que no puedan cumplir. Por tal motivo, es importante que los padres se alimenten bien y resalten las ventajas de tener una alimentación balanceada. Así mismo, se les recomienda hacer énfasis en que existen meriendas mucho más saludables como las frutas y los vegetales.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Entrevista a la Dr. Rafael Quevedo respondida el jueves 14 de abril de 2011.