Está aquí: Home Sitios de interes Anzoátegui Orientales Ilustres Nueva Esparta Semblanza de un hombre universal: Horacio Nelson García

Semblanza de un hombre universal: Horacio Nelson García


Prof. Nelson  Heredero de una sensibilidad  poética-musical, con una sólida formación académica y un  marcado interés por la investigación cultural, un margariteño con un corazón lleno de amor quien hizo de la palabra un culto y de su profesión un apostolado.

Para homenajear su figura y su obra, el Dr. Luis Andrés Hernández presentó una semblanza de este insigne educador, atendiendo una invitación del Departamento de Socio-Humanidades de la UDO Nueva Esparta, en el marco de la celebración de la Semana del Idioma y del Libro. Inició  su disertación diciendo “Un joven de Boca de Pozo, ya Bachiller en Humanidades, llega a la Universidad de Los Andes, Mérida, en 1961 con la intención de hacerse Licenciado en Letras. Y de esa fecha al año 1965, ha compuesto, música y letra, unas cuarenta canciones, de una calidad tal que muchas de ellas llegan a tener resonancia nacional”.

Dr. Luis Andres  En presencia de las autoridades del Núcleo y familiares del Prof. Nelson García, el Dr. Luis Andrés Hernández, recreó a los asistentes con hermosos pasajes de la vida de este ”hombre universal”, cuyo legado incalculable, tanto desde el punto de vista profesional como personal, atesoran todos cuanto le conocieron. Fue  profesor de castellano y entendía el lenguaje como un  instrumento para expresar el pensamiento resultante de las relaciones del estudiante con su entorno y con sí mismo. “Nelson concebía la educación del joven como moviéndose en una espiral que arrancaba desde una base muy sólida, fundamentada en la educación familiar y que iba ascendiendo en niveles que pudiéramos identificar como planos regional, nacional y universal... “acotó.

Familia.  El   hogar  era como institución educativa y  “el y su extraordinaria compañera, la Nena González Brito, dieron testimonio de esta fe, en la ejemplaridad del hogar que forjaron y en la transmisión de esos valores a sus hijos, valores basados en el amor, en la responsabilidad, en la sensibilidad humana, y en un sentido moral muy lejano de la mojigatería de algunas personas de la época”

Los intereses intelectuales e investigativos del Prof. Horacio Nelson García, eran amplios y profundos y  además de cultivar  el conocimiento de la lengua,  se compenetró con las raíces margariteñas. Su deseo incansable de investigar al respecto,  lo llevaban a utilizar  los fines de semana y vacaciones para entrevistar a pescadores neoespartanos y grabar su canto y poesía. “De esas entrevistas y audiograbaciones nació su trabajo investigativo que fue creciendo sin prisa pero sin pausa hasta convertirse en valiosa fuente para su tesis doctoral y para la publicación de dos obras en España… Cuando regresa a complementar su trabajo de campo estaba bien orientado en los procedimientos que debía seguir.   Recibe el título de Doctor en Filosofía y Letras en 1984. La calificación de la tesis fue “Sobresaliente, Cum Laude”.

Informó el Dr. Luis Andrés Hernández  que el Dr. Nelson García tiene  en su casa, clasificada y procesada quizá la mejor colección de audiograbaciones de la canta y poesía del pueblo neoespartano, además de un archivo de material impreso que contiene los resultados de sus investigaciones de campo….y ese tesoro está allí, asegurado por su celo y ahora por el de su familia,  en espera de que cumpla la función que él le tenía reservada. “Pienso que el mejor homenaje que se le pueda ofrecer a su memoria es el de nombrar una comisión académica que estudie y propicie, en conversación y arreglos con su familia, la creación de una especie de fundación anexa al actual CIHUM y debidamente respaldada por la Universidad de Oriente, de tal manera que garantice su preservación y buen uso, pues se trata de un patrimonio cultural del Estado Nueva Esparta.

El eje de su trabajo  académico era  el contacto permanente  con los estudiantes, a quienes asesoraba con instinto indagador y con una entrega verdaderamente humanística, con el ánimo de  fomentar en ellos el estudio a fondo sus raíces y el medio en que vivía. “Al frente del aula pretendió y logró  que sus alumnos se motivaran y familiarizaran  con técnicas de investigación  cultural. Configuró una guía básica de investigación que él cuidadosamente preparaba y que nunca consideró exhaustiva. Y con la orientación de esa guía sus alumnos iban a muestras de los pueblos de Margarita y Coche a aprender de ellos. Los resultados produjeron ganancias por partida múltiple. El estudiante cumplía con sus obligaciones curriculares, pero además, regresaba al aula con valiosa información cultural que debía compartir y discutir con sus compañeros –en un informe en el que sí exigía una buena redacción y que transmitiera el sentido de lo investigado—y en la discusión tenía buen cuidado en que los estudiantes se expresaran siguiendo criterios que él les indicaba.  Esta metodología de enseñanza podría lucir hoy como un lugar común, pero no en su época, quizá porque se esperaba que en cada clase el profesor ofreciera a sus alumnos una suerte de clase magistral”.

Su labor  docente y de investigación dio origen también a las obras “La Huella del Poeta Pescador” y “Caracteres Locales en la Poesía Popular de las Islas de Margarita y Coche”.   Entre sus  investigaciones destacan: “Formas para desarrollar la pesca peninsular en la Isla de Margarita”, “Antología Popular. Decimistas, cantores y poetas populares de Margarita y Coche”,  “Anecdotario Margariteño”, “Contribución al estudio del velero margariteño en su valoración folklórica y lingüística”, “Un pueblo llamado Boca de Pozo”. Al momento de su partida trabajaba en  “La poesía popular y el canto folklórico de Margarita y Coche”  y  en “El folklore en las aves margariteñas. Nombres Típicos”.

Fue artífice de la creación del Centro de Investigaciones Humanísticas y del  Museo del Hombre Insular y al respecto el Dr. Luis Andrés Hernández expresó “quiero hacer énfasis en la fuerte influencia del pensamiento de Nelson en la concepción y elaboración de ambos proyectos. Trabajó  con varias personas, como es lógico; entre ellas el Dr. Heberaldo Rodolfo Mata con quien hizo equipo. Pero sin lugar a dudas puedo afirmar  que el CIHU, como se llamaba entonces, fue creación y obra suya, con el apoyo de las autoridades decanales y rectorales de la Universidad de Oriente.

Público Al término de su disertación el Dr. Luis Andrés Hernández invitó a los presentes a reflexionar sobre el interés y la pasión que se le debe imprimir a los que se hace, “porque para hacer progresar cualquier iniciativa de esta naturaleza hace falta enamorarse…sin amor ni pasión, cualquier proyecto que tenga una fuerte carga espiritual se debilita y muere, aún contando con los mejores recursos financieros y materiales para llevarlo adelante. Enamorarse como se enamoró el Dr. Horacio Nelson García…de lograr esto no le estaremos rindiendo un homenaje triste. Nos uniríamos a él en una gran fiesta. La fiesta de la difusión del conocimiento adquirido o construidos por nosotros, la celebración de la Universidad como centro de innovación de la enseñanza, del aprendizaje, del enriquecimiento de la investigación y de la rotura de los muros de la institución para que este conocimiento y esta praxis inunde la sociedad a la que servimos, que a fin de cuentas, es quien nos enseña y nos nutre, en relación recíproca.