27
Lun, Jun

Personalidad y comunicación // Por: José Dionisio Solórzano @jdsolorzano

Opinion

Rincón del Gurú-.  Cada ser humano posee características de personalidad que moldean su carácter y sobre todo muchos de los elementos que los demás percibirán de él.


Tú, yo, y todos los que están leyendo este artículo tienen rasgos físicos y psicológicos que lo definen en el enorme universo de la humanidad.

Los políticos, artistas y deportistas son seres humanos, como cualquier otro, que tuvieron infancia, fueron a la escuela, tuvieron amigos que los influenciaron y familiares que estamparon sus creencias en ellos. 

Todos estos factores fabrican una gama de pensamientos, actitudes y aptitudes que dan origen a la personalidad de cada quien.

¿Entonces? Esta personalidad debe vivir en armonía con la estrategia comunicacional que se aplique a la figura pública. No podemos hacer de alguien antipático, y que es percibido como antipático, el alma de nuestra fiesta.

Tratar de ocultar la personalidad del candidato o del asesorado puede traer consigo el derrumbe de la credibilidad de éste, es preferible utilizar los rasgos positivos o no y convertirlos en una ventaja comunicacional.

Por ejemplo en Fernando de la Rúa, actor político de la Argentina, no era alguien simpático que se diga, tanto que era atacado y señalado como un hombre “aburrido”.

Con la frase "Dicen que soy aburrido..." y una serie de spot de Tv el abanderado de la Unión Cívica Radical logró utilizar una característica que parecía negativa en uno de sus dones más favorables.

Muchos antes en Venezuela, no con el mismo resultado de una victoria electoral, el candidato presidencial del entonces todopoderoso Acción Democrática (AD), Luis Piñerua Ordaz, era calificado por simpatizantes y adversarios de su organización como alguien “gris” “desagradable” y otros epítetos similares.

Los estrategas comunicacionales de la campaña tomaron esta percepción, la aceptaron como cierta y dijeron que Luis Piñerua era un hombre “correcto”. Con lo cual intentaron aprovecharse de la personalidad del candidato, mas no logró ser suficiente ante el carisma y la campaña del líder de la oposición en ese momento: Luis Herrera Campins.

¿Quién puede decir que Floyd Mayweather Jr es agradable? Nadie excepto su amigo Jutin Bieber, y él se ha aprovechado de esta circunstancia para siempre ser el “malo” de la pelea, mientras que el otro púgil estrella, Manny Pacquiao siempre fue el “bueno” y sociable.

La comunicación es un arma muy efectiva cuando es utilizada con tino profesional.

En ocasiones se pueden construir percepciones de la nada, en otros casos se debe trabajar con el material con el cual se dispone y hacerlo efectivo, y otros podemos simplemente ayudar a explotar el potencial que existe.

Si la personalidad del dirigente, actor o deportista coincide con los objetivos estratégicos de la campaña comunicacional, de Relaciones Públicas o publicitaria, entonces la labor será más sencilla, sino es así la creatividad y la capacidad del asesor debe mostrarse en todo su esplendor.

¡Comunícate y hazlo bien!