Está aquí: Home Canales Salud y Vida La lonchera escolar, por ningun motivo debe reemplazar el desayuno
Debate de la gasolina iniciará en los próximos días

Debate de la gasolina iniciará en los próximos días

El ministro de Transporte Terrestre, Haiman El Troudi informó que se realizará primeramente un conjunto de encuentro con...

Fundación ConValores realizará conversatorio: Creando conciencia sobre el Cáncer

Fundación ConValores realizará conversatorio: Creando conciencia sobre el Cáncer


ConValores está comprometido con todo lo que implica el desarrollo de un ser humano, educación, motivación, bienestar, s...

Leopoldo López: Cuando salga en libertad mi cuerpo y mi espíritu serán más fuertes

Leopoldo López: Cuando salga en libertad mi cuerpo y mi espíritu serán más fuertes

A punto de cumplirse un año de su encarcelamiento por sus críticas al régimen de Nicolás Maduro, ABC ha logrado entrevis...

La lonchera escolar, por ningun motivo debe reemplazar el desayuno

Para la mayoría de los padres este tema es de gran preocupación, lo primero que tienen que tener claro es que la lonchera escolar va formar parte de la merienda de la mañana y/o de la tarde y que en ningún momento debe ser considerada la sustitución del desayuno ni del almuerzo. Durante el sueño, el niño está sometido a por lo menos a 8 horas de ayuno y el desayuno (antes que la lonchera escolar) aportará a su organismo los nutrientes necesarios para empezar su jornada diaria.

Entre estos nutrientes se encuentra la glucosa, principal fuente de combustible del cerebro y el músculo. Si nos ponemos en la situación de un niño que va al colegio y orienta todo su cerebro a trabajar en el proceso de aprendizaje, y consideramos que en el momento del recreo, el niño por lo general juega, corre, salta y realiza muchas actividades que ameritan trabajo muscular, comprenderemos mejor su importancia. Si el niño después de sus horas de sueño y ayuno no ingiere una cantidad adecuada de alimentos, estas funciones se verán comprometidas, aparte traerá un descenso brusco de los niveles de glucosa en sangre (hipoglicemia) y los consecuentes "desmayos".

Esta es una de las razones más importantes por las cuales el niño tiene que partir a su colegio con un desayuno ingerido en casa. Sin embargo, aparte de las altas demandas por escolaridad, los niños se encuentran en período de crecimiento acelerado, por ello es necesario suplir de otros alimentos durante el transcurso del día para mantener un buen aporte de nutrientes y energía que permitan el adecuado desarrollo de estos procesos, y es aquí donde la merienda o lonchera juega su papel.

Los padres deben estar conscientes que la merienda escolar es realizada sin supervisión de los adultos, y las maestras no pueden adoptar esta función, por lo tanto deben ser vigilantes de la cantidad y calidad de los alimentos que conformen esta comida.

Evite que la lonchera esté constituida por chucherías, refrescos o bebidas y alimentos muy azucarados, pues se deben preferir los alimentos preparados en forma natural bajos en grasas y azúcar. La preparación de los alimentos debe ser variada en sabores, colores y texturas para evitar el aburrimiento por parte del niño. Así mismo, se debe conversar con el pequeño para evaluar los gustos y preferencias y elegir en conjunto que alimento deberá llevar al colegio. Por otro lado, en aquellos casos en donde el niño regrese a la casa con los alimentos sin consumir se debe conversar con el para poder conocer las razones, identificar los problemas que pueden estar ocurriendo y resolverlos.

Una lonchera puede contener lo siguiente: Frutas (son una excelente fuente de vitaminas, minerales y fibra) ya sea enteras fáciles de pelar (Ej. mandarina o cambur), picadas, en ensalada de frutas o en jugo; Vegetales (ricos en fibra, vitaminas y minerales) Ej. Palitos de zanahoria, ensaladas cocidas; Almidones o carbohidratos complejos (son una excelente fuente de energía): Ej. Galletas, arepas, pan, casabe; Alimentos ricos en proteínas (ayudan a su crecimiento y a estar más despiertos y atentos): Leche de larga duración o yogurt (descremados a partir de los 3 años de edad), lonjas de queso blanco, atún enlatado, pollo o un huevo cocido (si este no fue incluidos en el desayuno); y opcionalmente (también se puede incluir sólo en el almuerzo y la cena si es más práctico) alguna fuente de aceites saludables para el corazón: Ej. una lonja de aguacate, o el mismo aceite del atún enlatado, evitando los frutos secos (Ej. avellanas, maní y almendras) porque los niños más pequeños se pueden ahogar con éstos.

Por último, se deben tener presentes las características de los recipientes en los cuales se va almacenar la comida, los cuales deben ser irrompibles y de cierre hermético, y cuidar la limpieza tanto de los envases como en la preparación y embalaje de la comida.


Información suministrada por el Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela.

Instagram