El programa de recopilación de llamadas telefónicas de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) sufrió este jueves su mayor golpe judicial desde que el exanalista Edward Snowden destapase hace casi dos años los largos tentáculos del espionaje masivo del Gobierno de Estados Unidos. Un tribunal de apelaciones de Nueva York dictaminó ilegal el programa al considerar que no fue aprobado por el Congreso.

Más artículos...