27
Lun, Jun

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dejado en un limbo el plan de Barack Obama para proteger de la deportación a cinco millones de inmigrantes indocumentados. Los ocho magistrados de la máxima instancia judicial del país fueron incapaces de validar o invalidar la constitucionalidad del decreto emitido por el presidente en 2014, al resolverse su votación en un empate a cuatro, por lo que se mantendrá la decisión previa de un tribunal inferior que anuló la implementación de la medida. Este desenlace trunca uno de los pilares con los que Obama pretendía cimentar su legado.

Más artículos...