EnOriente

Usted está aquí: Inicio Noticias Empresas Canales Opinión Comunicación, leguaje y Unidad // Por: Ángel Arellano @angelarellano

Comunicación, leguaje y Unidad // Por: Ángel Arellano @angelarellano

El lenguaje, ese recinto del que somos presos. Ese lugar al que todos vamos. Común, corriente. No lo usamos en provecho del proyecto colectivo. Tal vez porque no hay proyecto, o quizá, lo que en verdad creo, porque es más cómoda la crítica destructiva que nada une y mucho daña.

Somos caminantes errantes. No hemos mostrado una solución clara a través de una ruta pactada. Nuestro ejemplo e impronta es sólo de división absurda, propia de la guerra de tontos. La Patria boba. Carencia de acuerdos.

Esa necesidad de un mensaje común, incluyente, consensuado, coherente, que sea tela de la bandera nacional y no retazo en la crónica de la chismografía digital.

He resumido el problema de la Unidad en una sola cosa: comunicación. El poder de los poderes.

A lo interno de la alternativa hay un único lugar común: cambiar el gobierno e instaurar la democracia. Para este fin unos tienen algunas teorías, otros ciertas prácticas y otros una agenda que no sale de la catarsis. Siempre hay quien se acomode en el nido actual. Siempre sucede.

Hay interlocutores encontrados, pasiones desbordadas, actitudes que no procuran el entendimiento de toda la masa opuesta al régimen. La MUD no es la oposición. La MUD ni siquiera es pueblo llano. La MUD es una instancia, un instrumento que opera el concierto de los partidos que coexisten en la oposición. Un instrumento de todos y para todos.

Me viene a la mente una frase: “La Unidad, ese patrimonio”. Luego escribiré bajo ese título. Quiero dejar claro lo que es la MUD, para depurar esa imagen-actitud que se ha construido en base de lo que no es.

La MUD: el operador, el artífice del encuentro. Que supone un ejemplo para la sociedad. Si ella no se habla consigo misma, no se une, no ata sus trenzas, no salta al campo con todos sus jugadores, entonces deja de ser un patrimonio. No existe. Se convierte en una mentira gaseosa, administrada a través de boletines de prensa sin oxígeno que palabrean sobre diagnósticos, pero que nunca opera al paciente.

La lógica nos dice que para que unas personas puedan conversar y potenciar su proceso comunicativo, deben respetar sus normas fundantes. Buen hablante. Buen oyente. Mejorar el lenguaje. Permitirse y permitir. La altisonancia y hostilidad dentro de la Unidad, incluyendo escritores, columnistas, “notables” y guerrilleros del Twitter, no coopera. Para esa distorsión hay que tener “piel de quelonio”, como enseñan en la escuela.

El momento reclama “la expansión del lenguaje”. Esa frase hecha teoría por el argentino José Pablo Feinmam. A través del lenguaje podemos incorporar al debate “palabras nuevas o un nuevo sentido para las viejas”. Hay que bajar el tono al conflicto y ser más flexibles: otorgar concesiones entre las partes en búsqueda de un gran pacto.

Don Pedro Grases decía que “la legua es un organismo vivo que no puede permanecer estático e inmutable, sino adaptarse a las exigencias de cambio en toda sociedad”. Hay que trabajar en sobre marcha para hallar el encuentro, disminuyendo la pedantería e insensatez de los ataques irresponsables entre diversas partes para construir el fin único: el proyecto colectivo, el pacto.

Reconocer errores y salir adelante, más allá del par de cámaras de tv que aún se congregan en los eventos opositores, no puede ser una proeza titánica para un político; sino simple agenda rutinaria. Hay que prender velas a la capacidad de reconsiderar, “tragar grueso”, revisar a fondo, y apagárselas a los lanceros a caballo.

Share

Recibe a EnOriente en tu correo electrónico:



Google+