Eliud Kipchoge se corona en el maratón de Berlín

Deportes

El keniano Eliud Kipchoge se llevó la 42ª edición del maratón de Berlín con un tiempo oficial de 2:04.00 horas, la mejor marca del año, pero se quedó sin batir el récord del mundo, este domingo en la capital alemana.

Kipchoge, de 30 años, se sobrepuso a unos problemas con su calzado para ganar por delante de su compatriota Eliud Kiptanui (2:05.22)y del etíope Feyisa Lilesa (2:06.57). "Estoy muy feliz. Tuve problemas con el calzado desde el primer kilómetro.

Me gusta este recorrido y me encantaría volver para mejor de nuevo mi tiempo", declaró el vencedor.

Sucede en el palmarés a su compatriota Dennis Kimetto, primer hombre en la historia en bajar de la barrera de las 2 horas y 3 minutos, el año pasado, (2:02.57). ¿Se hubiese acercado al récord si no hubiese tenido problemas? "Seguro que hubiese ido más rápido, pero qué crono… Eso nunca lo sabremos", respondió el atleta, que defendió a la marca que le equipa. "Son buenas zapatillas. Las había probado en Kenia. Creo que fue simplemente mala suerte", repitió con una sonrisa.

El excampeón del mundo de 5000 m (2003) firma su cuarto éxito consecutivo después de Róterdam y Chicago en 2014 y de Londres el pasado abril. Mejoró en cuatro segundos su récord personal (2:04.05), establecido dos años atrás en el recorrido berlinés, cuando fue segundo por detrás de su compatriota Wilson Kipsang. "En buenas condiciones, el récord del mundo puede caer", había anunciado el corredor antes de la prueba.

Pero si las condiciones meteorológicas fueron perfectas, el keniano no había contado con estos problemas en las plantillas, que se le salían del calzado. Tampoco habría contado, seguramente, con que sus principales rivales, y sobre todo, su compañero de entrenamientos Emmanuel Mutai, segundo el año pasado en la capital germana (con un tiempo de 2h30:13), cediese terreno en su primera aceleración, en el kilómetro 32. Kipchoge, por tanto, cubrió en solitario los últimos 10 kilómetros de la prueba, teniendo que luchar él solo contra el cronómetro.

Dos años después de su primer maratón, con victoria en Hamburgo, este hijo de agricultores del valle del Rift, confirmó con su triunfo su rango de número uno mundial de la especialidad.