Está aquí: Home Orientales Ilustres Sucre Dionicio Centeno Mejias: Un ejemplar saldado, congresista y sacerdote cumanés.
La Enfermedad Inflamatoria Intestinal es una dura prueba que se puede controlar

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal es una dura prueba que se puede controlar

Muchas enfermedades autoinmunes todavía no tienen un origen determinado, a pesar de las múltiples investigaciones cientí...

Fundación ConValores te invita a Donar un regalo en esta Navidad, un niño espera por ti

Fundación ConValores te invita a Donar un regalo en esta Navidad, un niño espera por ti

La Navidad es una  época maravillosa en la que se respira generosidad, humildad, gratitud, solidaridad, reconciliación, ...

Cuestionan excesivo aumento de la canasta básica del venezolano

Cuestionan excesivo aumento de la canasta básica del venezolano

Señaló que la canasta básica en lo que va de año, ha alcanzado un aumento de aproximadamente 96, 6% de incremento en 11 ...

Dionicio Centeno Mejias: Un ejemplar saldado, congresista y sacerdote cumanés.

Que tal amigos, esta semana oriente y en especial la Ciudad de Cumaná conmemorara los 205 años del natalicio de uno de sus más recordados hijos como lo fue Dionicio Centeno Mejia quien fue un destacado servido de la patria como saldado congresista y sacerdote.

Dionisio Centeno Mejía nació en tierra cumanagota el 8 de abril de 1797 y fue allí donde inicio su vocación por la religión la cual continuo en el seminario de Caracas hasta que sus estudios fueron truncados por la guerra de la independencia. En dicho tiempo, él cambio cambió la Biblia por las armas en defensa de la causa patriota; en 1814 participo en las históricas Batallas de la Victoria, Araure, San Carlos, Valencia, Puerto Cabello, Caracas y en la Emigración a Oriente, en cuya región permaneció luchando entre Cumaná y Guayana; En 1817 una herida lo alejo de la guerra y Centeno Mejia se refugió en la isla de Trinidad de donde retorno en 1821a su Cumaná natal. Aquí su vida tomo otros rumbos, en 1823 se casó y se entregó a la política local, siendo gestor de la separación de Venezuela de la Gran Colombia y diputado y senador del la Provincia de Cumaná durante los gobiernos de Páez y Soublette.

Pero por los vericuetos el destino la vida de Dionisio Centeno Mejia nuevamente le cambio. Luego de enviudar abandono la política y en 1842 retomo la religión la cual le permitió ser párroco de Río Caribe desde 1843 a 1855 y de la cumanesa Parroquia de Nuestra Señora de Altagracia hasta 1872 muriendo en Caracas en 1874 luego de sobrevivir a la guerra de la independencia, los avatares de la vida política y la humilde vida cristiana.