Desorden Público presentó: Todo está muy normal

Cine, Radio y Televisión

Desorden Público, emblemática agrupación venezolana próxima a cumplir 30 años de trayectoria, siempre se ha caracterizado por romper paradigmas, llevando junto a su estilo musical bailable y explosivos mensajes agudos y controvertidos en muchas de sus canciones. Estrenó el jueves 12 de febrero, Día de la Juventud, Todo está muy normal, canción que presentaron en el Festival Suena Caracas a finales de noviembre pasado.

Yo quisiera que los políticos fueran, fueran paralíticos...
En 1985 nace en Caracas Desorden Público. Desde sus inicios, se evidenciaba en ellos posturas críticas ante el mundo que les tocaba vivir: prueba de ello el nombre de la banda, que nació de una sátira a los camiones de Orden Público de la Guardia Nacional. Desde ese entonces los desordenados se han caracterizado por expresar sus reflexiones ante diversas temáticas sociales, alzando con frecuencia su voz de disconformidad ante las injusticias y la descomposición del Poder.

Para 1988, influenciados por los diversos acontecimientos ocurridos en el período de gobierno de Jaime Lusinchi, lanzaron su primer disco. En esta producción destacaría la canción Políticos Paralíticos, marcando -según algunos afirman- un antes y un después en la movida musical alternativa venezolana. La reacción de interés en el público fue inmediata, y desde ese entonces comenzaron a saborear el reconocimiento, pero también les tocó vivir en carne propia la censura, cuando su casa discográfica prohibió la radiodifusión del tema por temor a represalias por parte del Ministerio de Transporte y Comunicaciones.

Desde entonces, el espíritu y la contundencia de Desorden logró que otros jóvenes no solo se divirtieran y bailaran, sino que oyeran letras de canciones con puntos de vista punzantes, y con mucha frecuencia contestones.

Rebelde por siempre, rebelde hasta la muerte .
Llegaba 1990 y también lo que sería una década de mucha inestabilidad política y social en Venezuela. Justo ese año presentarían su disco En Descomposición, en el cual Peces del Guaire, El Hombre con la Pistola o Promesas mantendrían intacta su línea poética más crítica. Con las producciones Canto Popular de la Vida y Muerte (1994) y Plomo Revienta(1997), editadas durante el segundo período presidencial de Rafael Caldera, se extraerían los sencillos Tetero de Petróleo, Tiembla, El Racismo en una Enfermedad, Allá Cayó y Valle de Balas; estas dos últimas harían frente, desde el terreno artístico, a la problemática de la violencia urbana y la inseguridad en el país.

En el año 2000, siendo ya presidente de la república Hugo Chávez, lanzan Diablo, de donde destacan Engañados y Combate. Luego vendrían las composiciones Mirándonos (escrita a propósito de los acontecimientos del año 2001) y la no-tan-metafórica Gorilón. 2006 sería el momento para el CD Estrellas del Caos, donde se encuentra la espinosa Política Criminal, canción que vuelve a tocar la temática de la corrupción del poder. En 2011 presentan Los Contrarios, un álbum que incluye El Poder Emborracha, de letra tan elocuente como su título, Los Contrarios, un análisis punzocortante a la intolerancia, o Llora por un dólar, en la que abordan la crisis económica y la situación cambiara en el país de forma muy satírica.

Todo está muy normal
El año pasado la agrupación estrenó Todo está muy normal, un adelanto de  lo que será su próxima producción discográfica. En ella se toca de modo supremamente irónico el tema de la corrupción, problemática que es reconocida por la sociedad venezolana incluso desde la primera magistratura del Estado (http://www.avn.info.ve/contenido/juramentados-integrantes-del-cuerpo-nacional-contra-corrupci%C3%B3n). Las diversas controversias generadas en torno a esta canción encendieron el debate en las redes sociales, colocando a Desorden Público como trending topic por varios días consecutivos a finales de 2014.

Desorden Público: representantes del arte crítico venezolano
Desorden es una prueba de que el entretenimiento y los contenidos críticos no tiene por qué estar divorciados. Es por ello que a lo largo de tres décadas la controversia siempre les ha acompañado. Sin perder la perspectiva artística, creativa y musical, sin confundirse jamás con tintes politiqueros de ninguna índole, la banda ha empleado reiteradamente la mordacidad como recurso poético para abordar los conflictos políticos, económicos y culturales de Venezuela y Latinoamérica.

A juzgar por la popularidad de la banda y su innegable vigencia, sí se puede evidenciar que el arte crítico puede llegar a ser un punto de coincidencia y, por qué no, de encuentro y conciliación, para una sociedad tan conflictuada y polarizada como la nuestra.

Como un regalo especial de los Desordenados para su público,  se extendió hasta el viernes 20 de febrero, la descarga gratuita de una de las versiones del tema “Todo está muy Normal” a través de la siguiente  dirección:
http://desordenpublico.net/single/todo-esta-muy-normal.htm.

Para descargar las otras versiones del sencillo en Bolívares, podrán hacerlo a través de Ichamo.com y Cusica.com, además estará disponible a nivel mundial en dólares en Itunes, Amazon, Spotify y Deezer.