La esclerosis tuberosa, también conocida como enfermedad de Bourneville Pringle, tuberoesclerosis, o epiloia, es una patología cuya cura aún no ha sido descubierta y que puede afectar varios órganos o sistemas en el mismo paciente. Surge debido a la mutación en dos genes -TSC1 y TSC2-, que al alterarse pierden su importante función en el control del crecimiento celular. Por ello, los pacientes con esta enfermedad tienen predisposición a desarrollar diversos tipos de tumores, generalmente no cancerosos, en el sistema nervioso central, cerebro, piel, pulmones, riñones, corazón y retina.

La ingesta de líquidos es determinante para el buen funcionamiento del organismo, pues contribuye a optimizar los procesos celulares y a mejorar el desempeño de, prácticamente, todos los sistemas vitales. Por ello, el consumo de líquidos debe ser una prioridad, sobre todo cuando se realiza una actividad física como la práctica de un deporte, ya que proporciona minerales y otras sustancias que ayudan a mejorar el desempeño general.

La insulina juega un papel fundamental en la regularización de los niveles de azúcar en la sangre. El déficit de esta hormona secretada por el páncreas, o su ausencia absoluta, son elementos desencadenantes de la diabetes, y su administración exógena es una terapia eficaz, segura y ampliamente usada para el control de la enfermedad. No obstante, su administración  puede estar relacionada con el aumento de peso en algunos pacientes.

Si una persona mayor de cuarenta años es fumadora o fumó y empieza a sentir una sensación de falta de aire al momento de realizar actividades rutinarias como ducharse, tender la cama o vestirse, acompañado de tos y expectoración, puede estar manifestando los síntomas asociados a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Un padecimiento que por desarrollarse de manera silenciosa, lenta y progresiva, lleva al paciente a la consulta más tarde de lo aconsejable.

La médula ósea es un tejido celular que se encuentra en el interior de los huesos, y que tiene como función principal producir y mantener los valores y rangos normales de la sangre. En ella se originan tres tipos de células sanguíneas: los glóbulos rojos o eritrocitos (que contienen la hemoglobina), glóbulos blancos o leucocitos (que se activan contra las infecciones) y las plaquetas (que son la encargadas de que la sangre no salga fuera de los vasos sanguíneos, manteniendo su estructura).

Que una persona tenga estornudos frecuentes, congestión y secreción nasal, además de picazón en los ojos, la nariz y el paladar ya es bastante molesto y comprometedor. Pero que además padezca de falta de aire, tos, sibilancias y opresión en el pecho resulta casi inaguantable para cualquiera. No obstante, padecer de Rinitis Alérgica (RA) y Asma Bronquial (AB) es más común de lo que parece. De hecho, más de 90% de los asmáticos tiene RA y más de 40% de los pacientes con RA padecen AB, lo que ha demostrado que afecta considerablemente la calidad de vida (cambios de humor, alteraciones en la productividad escolar/laboral y trastornos de sueño) del paciente.

Más artículos...