Pacientes trasplantados invitan a regalar vida

Salud y Vida

Son unos pocos los que se benefician de los sistemas orientados a aumentar el número de donaciones de órganos, así lo refiere la Organización Mundial de la Salud, cuando en 2010, se abarcó menos de 10% de lo que se necesita a escala global. De esta misma forma, lo demuestra las historias de quienes han sido trasplantados del riñón como Cindy Mastrofilippo y Ramón García, representantes de la Fundación de Ayuda al Paciente Renal Venezolano, Funapreven, y ejemplo de que la donación es un gesto noble que regala vida.


“Me hicieron un trasplante de riñón en el mes de agosto del año 2010. Antes de esto, estuve en lista de espera durante cuatro años y medio, en el hospital militar. Pasé casi nueve años en hemodiálisis (terapia de sustitución renal, la cual suple parcialmente la función de los riñones). Sin embargo, es un tratamiento muy invasivo que con el tiempo te va desmejorando. Te limita un poco la parte social y no es fácil sobrellevarlo,” indicó Mastrofilippo.

Asimismo, la beneficiaria comentó que, desde muy pequeña, padece de un problema congénito que le afectó la función renal: “Cuando tenía 4 años de edad, me extrajeron un riñón. Al cumplir los ocho años, llegué a tener una insuficiencia renal en grado dos. En 2002, ya el único riñón que tenía no funcionaba bien y tuve que comenzar diálisis.”

Para Ramón García, el trasplante de riñón fue una opción después llegar a una disfunción renal, al no controlarse adecuadamente la hipertensión: “No acudí al médico, me fui deteriorando, hasta que necesité la diálisis. Todo esto empezó a los 27 años de edad. No sabía que podía llegar a esa situación al padecer de hipertensión.”


Un cambio del cielo a la tierra
La ingesta de líquido, suele ser particular en pacientes que comienzan a dializarse. Para aquellos en pre-diálisis, se les aconseja beber mucha agua, y en cuanto la empiezan se les dice lo contrario, beber lo mínimo. Esto suele resultar desconcertante para quienes requieren de este procedimiento. “Hay una oportunidad de tener una mejor calidad de vida al ser trasplantado. Es volver a nacer, a estar vivo. Volver a tomar agua,” explicó García.

Sobre el proceso de trasplante, Mastrofilippo enfatizó que no es solamente el paciente que está en lista de espera el que sufre, sino que detrás de él hay una familia entera que padece también.
     
“No hay que decaer, hay que tener mucha fe, constancia y mucha dedicación”, afirmó Cindy, al mismo tiempo que su compañero Ramón destacó en la necesidad de promover más la donación en el país: “Yo le diría a todos los venezolanos, que no deben sentirse exentos de una situación como esta. El problema es de todos, y todos tenemos que estar involucrados, y ser generosos. Estamos hablando del poder generar vida con un acto tan noble,” concluyó.

¿Cómo ser donante?
El Sistema Nacional de Información sobre Donación y Trasplante de órganos, Tejidos y Células (Sinidot), bajo la rectoría del Ministerio del Poder Popular Para la Salud, en su sitio web, ofrece la alternativa a todos los venezolanos de declararse como donantes de órganos, ya sea de forma parcial o total. Otra manera de ser donante voluntario es a través de la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), adscrita también al Ministerio del Poder Popular para la Salud.




Tweet
Buffer