Enfermedad Inflamatoria Intestinal se camuflajea y hace difícil su detección

Salud y Vida

La enfermedad inflamatoria intestinal, que abarca principalmente la Rectocolitis Ulcerosa y enfermedad de Crohn, provoca evacuaciones diarreicas frecuentes, con o sin moco intestinal y sangre, debido a la formación de úlceras en el intestino delgado y colon principalmente, produciendo síntomas muy similares a otros trastornos que afectan el sistema digestivo, dificultando con esto su detección temprana, por lo que el diagnóstico suele ser tardío, provocando un avance mayor de la patología, que va  causando molestias que disminuyen significativamente la calidad de vida del paciente.


La Dra. Beatriz Pernalete comentó que hay que estar atentos ante estos síntomas que pueden ameritar una consulta al gastroenterólogo para realizar estudios especializados que lleven al diagnóstico de Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Igualmente, dijo que no es raro hallar casos de pacientes con éste diagnóstico que primero buscan ayuda con médicos generales, internistas, reumatólogos, dermatólogos e incluso oftalmólogos, debido a que ella puede acompañarse de manifestaciones extra intestinales como artritis, enfermedad hepática, lesiones en la piel, que pueden anteceder los síntomas de diarrea o dolor abdominal.

“Los síntomas referidos deben ser estudiados con la importancia que ameritan; en muchos casos el paciente solapa lo que ocurre en realidad. Por otro lado los médicos en general, no la reconocen porque hasta no hace mucho era una patología rara en nuestro país , pero en los últimos años ha aumentado la cantidad de casos, siendo cada vez más frecuente en el mundo, y nosotros no escapamos a esa realidad”, comentó la especialista.

Cabe destacar que se trata de una enfermedad crónica no curable, que puede controlarse siempre y cuando el paciente tenga el diagnóstico adecuado y reciba el tratamiento idóneo. “Es importante que aprendamos a manejar la patología porque es muy heterogénea, afectado la calidad de vida no solo del paciente, sino de la familia en general”, afirmó la Dra. Pernalete.

“Mi mensaje para mis colegas y población en general es que tenemos que saber y entender que esta enfermedad vino para quedarse. La creencia que la misma era inexistente en el país por ser una patología europea, actualmente no es verdad, por ello le pedimos al paciente que si llega a presentar cualquier irregularidad como cuadros frecuentes de diarrea acompañadas de dolor abdominal, moco o sangre, (al menos dos episodios en seis meses) debe visitar al médico gastroenterólogo, pues mientras  más pronto sea diagnosticado, más rápido recuperará su calidad de vida”, destacó la Gastroenteróloga.



Tweet
Buffer