Artritis reumatoide: mientras más conocimiento mejor

Salud y Vida

Cuando una persona desconoce su enfermedad no puede tratarla a tiempo y menos con el especialista indicado. Esto suele suceder  al manifestar síntomas de  afecciones de origen autoinmune, como la artritis reumatoide, donde el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error a los tejidos sanos, afectando las articulaciones.


Conocer ampliamente la sintomatología de la artritis reumatoide y los factores modificables que intervienen en su progreso, no solo facilita su diagnóstico, también ayuda a tomar medidas para minimizar el daño articular. La reumatóloga Verónica Crespo, explicó que la enfermedad comienza a desarrollarse de forma lenta y los síntomas iniciales asociados son: dolores articulares, fatiga y rigidez. “A los pacientes le dan molestias en los pies, rodillas y codos, pero con mayor frecuencia las articulaciones de las manos son las que más se ven afectadas”, especificó.

“El dolor ocasionado por la artritis reumatoide suele ser prolongado y más aún cuando se está en reposo. Un paciente que no recibe tratamiento se le altera el estado de ánimo, pudiendo presentar depresión, debido a molestia crónica. La inflamación persiste en la articulación, generando un daño articular que puede llevar a una deformidad,” explicó la especialista.

La alimentación también es un factor importante al tratar estos pacientes. “Una dieta mediterránea, rica en frutas, vegetales y carnes blancas, va a ser mucho más favorable que ingerir un exceso de carbohidratos, licor, embutidos y carnes rojas”, recalcó. Asimismo, aclaró que el peso es un factor que incide mucho en una futura recuperación del paciente, ya que impacta directamente en las articulaciones, muy especialmente en las rodillas y tobillos, que soportan la mayor carga.

La reumatóloga enfatizó que la enfermedad debe ser tratada en sus fases más tempranas. “El dolor articular es un signo de alerta para ir a consulta. Hoy en día, contamos con recursos farmacológicos para frenar su evolución, evitando que se produzca la destrucción o daño articular. Inclusive se recomienda la rehabilitación para mejorar los músculos atrofiados,” concluyó. 



Tweet
Buffer