Niños con problemas al dormir

Padres En Oriente

Muchos de los problemas que los niños tienen mientras duermen están relacionados con hábitos irregulares de acostarse o con la ansiedad de irse a la cama y el quedarse dormidos. Los desórdenes al dormir pueden ser también síntomas de dificultades emocionales. La "ansiedad por la separación" es una etapa crucial en el desarrollo infantil. Para los niños normales, la hora de acostarse es la hora de la separación. Algunos niños hacen todo lo posible por evitar la separación.


Para ayudar a minimizar estos tipos comunes de problemas al dormir, los padres deben establecer rutinas consistentes y regular la hora de acostarse.

Los padres encuentran a menudo que el bebé se duerme si lo mecen o si toma su leche. Sin embargo, a medida que crece, los padres deben alentarlo para que se duerma sin mecerlo y sin alimento. Si no, al niño le va a dar mucho trabajo el poder dormirse solo.

Las pesadillas son relativamente comunes. El niño se acuerda de las pesadillas, las cuales usualmente conllevan retos mayores a su bienestar. Las pesadillas pueden comenzar a cualquier edad y afectan a las niñas con mayor frecuencia que a los niños. Para algunos, las pesadillas son serias y frecuentes.

Los terrores nocturnos, el sonambulismo y el hablar dormido constituyen un grupo relativamente raro de desórdenes del dormir llamado "parasomnias."

Los terrores nocturnos son diferentes de las pesadillas. El niño con terrores nocturnos gritará incontrolablemente y parecerá estar despierto, pero está confundido y no podrá comunicar lo que le pasa. Los terrores nocturnos aparecen entre los 4 y los 12 años.

Los niños sonámbulos parecen estar despiertos mientras caminan por la casa, pero están en realidad dormidos y en peligro de hacerse daño. El sonambulismo usualmente comienza entre los 6 y los 12 años. Tanto los terrores nocturnos como el sonambulismo son comunes en algunas familias y afectan a los niños más que a las niñas.

Con frecuencia, los niños con parasomnias tienen o un solo episodio o tal vez episodios esporádicos de estos desórdenes. Sin embargo, cuando estos episodios ocurren varias veces por noche, o todas las noches por varias semanas, o interfieren con el comportamiento durante el día, el tratamiento de un psiquiatra de niños y adolescentes puede ser necesario. Hay una variedad de tratamientos disponibles.

Afortunadamente, a medida que madura, el niño supera los problemas comunes del dormir así como los desórdenes más severos. Sin embargo, si los padres creen que el problema es urgente, deben de consultar al pediatra del niño o llamar directamente a un psiquiatra de niños y adolescentes.

Tweet
Buffer