¿Cuánto debe pesar y medir mi bebé?

Padres En Oriente

Toda madre se preocupa por la salud de su bebé, y se llena de dudas al no saber si su niño tiene el peso y la estatura adecuada para su edad. Las variaciones de peso y talla en los niños suelen ser indicativo de una alteración en el estado de salud del bebé, por lo que resulta importante conocer qué opinan los especialistas y cómo tratar los problemas asociados con una alimentación inadecuada.


La endocrinólogo pediatra, Dra. Mariflor Martínez explica que un bebé recién nacido a término, es decir, con 40 semanas de gestación, debe pesar entre los 2,5 y los 4 kilos, con un promedio de 3 kilos. En los primeros siete días de vida el bebé puede experimentar una reducción de peso hasta de un 10% ya que eliminan todo el líquido acumulado durante el embarazo.

De esta manera, durante los tres primeros meses, el aumento de peso oscila entre 750 y 900 gramos mensuales. Entre el sexto y el noveno mes, el aumento de peso es inferior a los 350 o 400 gramos mensuales. Y finalmente entre el noveno mes y el año de edad, el promedio mensual se sitúa entre 200 y 300 gramos De igual manera, con respecto a la estatura, deberá crecer 25 cm. a lo largo de su primer año de edad; sin embargo, es importante no obsesionarse con estas medidas, porque hay picos de aumento de peso y crecimiento, que durante el primer año  podrían variar cada trimestre.

Estas medidas se verán influenciadas por la alimentación del bebé, al entender que un régimen alimenticio adecuado es fundamental para su correcto desarrollo. La Dra. Martínez afirma al respecto que “lo ideal es que el niño tenga una alimentación exclusiva del seno materno en los primeros seis meses, aunque hay ciertos casos con condiciones patológicas donde se le indica tomar una fórmula láctea de inicio. Sin embargo, estas excepciones deben ser tratadas únicamente bajo indicación médica”.

Es esencial mantener controles pediátricos estrictos para detectar si hay un problema de peso o estatura en el primer año de vida. La primera consulta debe realizarse en los primeros 15 días posteriores al nacimiento y continuarlas mensualmente a lo largo de su primer año para detectar cualquier falla en el peso o estatura. Igualmente, el pediatra podrá indicarle a la madre cómo introducir otro tipo de alimentos distintos a la leche materna luego de los seis primeros meses del bebé.

La primera causa de trastorno de crecimiento o deficiencia de peso en los primeros tres años de vida son en su mayoría trastornos nutricionales. Sin embargo, influyen otras causas como la calidad del entorno, acceso a cuidados de salud, características del nacimiento (a término o pretérmino), entre otras. Por esta razón, la Dra. Mariflor Martínez explica a continuación cómo manejar los trastornos nutricionales por exceso o deficiencia de peso.

¿Qué acciones debo tomar para que mi bebé engorde si tiene muy bajo peso?
Lo primordial para niños con bajo peso, es buscar orientación médica, ya que el doctor le podrá hacer un recuento nutricional y ajustarle las calorías que consume. Si con el ajuste, el bebé no logra aumentar los 600 gramos mensuales, se deben averiguar otras causas nefrológicas o metabólicas, o en su defecto, buscar si existe algun tipo de infección, problema cardíaco, dificultad respiratoria o enfermedad que no permita una buena alimentación, lo cual va a repercutir directamente en su peso y su talla.

Mi bebé tiene sobrepeso, ¿Lo debo poner a hacer dieta?
El sobrepeso en la infancia se maneja dependiendo de la edad del niño y de la magnitud del exceso de peso. Los especialistas no indican regímenes dietéticos con restricciones calóricas a niños porque están en proceso de crecimiento y desarrollo. Como regla general, en niños menores de 7 años, sólo se realizan modificaciones alimentarias en relación a restringir chucherías, refrescos y comida rápida, al igual que se sugieren alimentos sanos e incorporar ejercicio físico 150 minutos semanales.

En los casos de  niños mayores de 7 años, es recomendable visitar un nutriólogo para recibir una indicación médica, tomando en cuenta posibles variaciones asociadas a la obesidad, trastornos del colesterol, triglicéridos o alteraciones de glucosa, como lo son, la resistencia a la insulina, la prediabetes o la diabetes.

Se recomienda usar las curvas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para determinar la adecuación de crecimiento del niño, ya que fueron elaboradas en base al crecimiento de niños alimentados exclusivamente con leche materna. Adicionalmente, un buen control médico es el mejor método de medición al poder indicarnos en qué momento se desvía de lo normal y el mejor tratamiento para recuperar un crecimiento saludable.

REFERENCIAS
-Entrevista a la doctora Mariflor Martinez Mendoza, endocrinólogo pediatra, el día 11 de octubre de 2011.

Tweet
Buffer