23
Mié, Mar

Dos estados, una realidad // Por: Gabriela Ruiz

Opinion

En su afán de controlarlo todo, para así mantener a la ciudadanía de rodillas, el régimen de Nicolás Maduro está empleando los históricos e infaustos mecanismos de represión y de sometimiento que toda la vida la izquierda autoritaria ha utilizado.

Quisiera, si me lo permiten, mostrarles a continuación una realidad en dos estados diferentes del país, que ejemplarizan el proceso de humillación social y colectiva que lleva adelante Maduro gracias a su sistema arcaico de gobierno.

Desde la cumbre del poder idearon el método de entrega directa de alimentos “del agricultor al consumidor”, no obstante lo que realmente escode este planteamiento es la centralización aún más aguda de los procesos de comercialización de alimentos, lo que utilizarán para intentar someter, vía estómago, a la población venezolana.

Veamos un momento, en zonas periféricas o de expansión en el área metropolitana de Anzoátegui, puntualmente el eje San Diego-El Rincón en el municipio Sotillo, y la el área limítrofe entre la Parroquia El Carmen y Naricual: El Eneal, La Pica del Neverí, La Caico, en el municipio Bolívar, observamos cómo se está aplicando la presión por comida.

A través de listados controlados por personeros locales del partido oficial, el régimen pretende amedrentar o sobornar con bolsas de comida a la ciudadanía. Mediante la implementación de carnet y obligando a los ciudadanos a apoyar a Maduro buscan arrodillar al pueblo usando el hambre como vía.

Pero, tristemente, esto es parte de una política que no sólo vivimos en Anzoátegui, sino que se extiende por varios rincones del país.

Por ejemplo, en Chaguaramas,  uno de los 15 municipios que integra el estado Guárico con una población de aproximadamente 15.827 habitantes, se observa cómo se humilla a sus ciudadanos,  en especial a las madres y abuelas chaguarameras,  quienes tienen que someterse a la humillación de una bolsa de comida para conseguir alimentos debido a la escasez que vive nuestro país.

Este municipio guariqueño históricamente se le reconoce por ser el municipio del Estado Guárico que más héroes aportó a la lucha independentista (Manuel Cedeño, Pedro Zaraza, Juana Ramírez, Julián Infante, y Francisco Manuitt), no obstante hoy su gente es subyugada por el hambre y por un régimen que no tiene miramientos de ningún tipo.

En esta estrategia de “guerra de estómago” vemos como la Guardia Nacional Bolivariana se convierte en otro abasto más, ya que los camiones que ellos decomisan se lo venden a la población, creando en sus instalaciones largas colas, donde los efectivos militares maltratan a los ciudadanos.

En Chaguaramas se tiene que implorar a la Gobernación que baje los recursos ya que por el alcalde ser de oposición el municipio quedó excluido del mapa y  subsiste de aporte quedan ganaderos de la población.

Tanto aquí en Anzoátegui como en Guárico podemos vivir en carne propia las políticas ruines de un régimen que emplea, y empleará, cualquier mecanismos paralegal, metalegal o simplemente ilegal e inhumano para mantenerse en el poder.

Tweet
Buffer
Convalores
Chip a Cookie
Materia