EnOriente

Usted está aquí: Inicio Canales Etiqueta Caribe Margarita Noticias YVN Aforismos del domingo: Séneca

Aforismos del domingo: Séneca

Más larga y más fiel es la memoria de los detalles que su presencia.

En todas las enfermedades nada hay tan pernicioso como un remedio prematuro.

Los reveces solamente abaten al ánimo engañado por los triunfos.

Nada permanece en el punto en el que nació.

Dos cosas excelentes nos seguirán adondequiera que vayamos: la naturaleza que es común a todos, y la virtud que nos es propia.

Lo más excelente del hombre está fuera del poder humano; no se le puede dar ni quitar.

La razón no rechaza separadamente cada vicio, sino todos a la vez, venciendo con un esfuerzo solo.

Solamente es despreciado por los demás el que se desprecia a sí mismo.

Si el hombre grande cae, grande es también caído.

No tenemos más que el usufructo; la fortuna limita a su voluntad la duración de sus beneficios.

Pésimo deudor es el que insulta a su acreedor.

Apura sin dilación toda tu felicidad: nada te asegura el día presente.

Necesario es apresurarse; la muerte viene detrás.

¿Qué es el hombre?  Vaso quebrantado, cosa frágil.

La muerte es la libertad, el término de todas nuestras penas; no traspasarán sus umbrales nuestras desgracias.

La muerte no es un bien ni un mal: porque para ser bien o mal, es  indispensable ser algo.

La fortuna no puede retener lo que la naturaleza abandona.

La muerte restablece en todos la igualdad: ésta es la que nunca ha hecho nada por capricho de otro; nunca se avergonzó de su condición, nunca obedeció a nadie.

Todo lo futuro es incierto y solamente es cierto en cuanto a ofrecer males más grandes.

La conversación larga, así de bienes como de males, ingeniera amor.

Aunque la virtud esté en lugar oscuro, jamás se esconde, antes siempre da señales de sí.

No hay lugar seguro ni exento de las persecuciones de la fortuna.

No hay caso tan acerbo en que no halle algún consuelo el ánimo ajustado.

Sepamos que todas las cosas son igualmente caducas, y que, aunque en lo exterior tienen diferentes pisos, son en el interior igualmente vanas.

No tengamos envidia a los que ocupan encumbrados lugares, porque lo que nos parece altura, es  despeñadero.

Hay muchos que se ven forzados a estar aislados a la altura en que se hayan, por no poder bajar de ella sino cayendo.

Aquél vivirá mal que ignorare el útil de morir bien.

Fuente  http://goo.gl/YdTjOj

Share

Recibe a EnOriente en tu correo electrónico:



Google+